Eran las ocho de la mañana, y mi madre, vino a mi habitación a despertarme: